El PIB y Índice de Marca País

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

Un estudio reciente de nuestra agencia de branding FutureBrand ha revelado que las personas están cada vez menos dispuestas a seguir el dinero de los grandes centros económicos y urbanos y, en cambio, eligen vivir, trabajar e invertir en lugares que les brindan una mejor calidad de vida. Y a su vez, el dinero los sigue.

Este nuevo orden de las economías y la fuerza laboral global ha salido a la luz en nuestro último Índice de Marca País, que parte de los 75 países más importantes según el Banco Mundial (en términos de PIB) y los reordena en base a la percepción de distintos factores, como el sistema de valores, potencial comercial, respeto al medio ambiente, cultura y turismo.

En el índice, la «Calidad de vida» fue el atributo que de media fue puntuado como el más alto en los 10 países principales, y el promedio más bajo en el 10 países con la imagen más débil. En línea con esto, se encuentran los hallazgos de que las personas otorgan cada vez más importancia a la tolerancia y los factores ambientales a la hora de decidir sobre dónde trabajan, viven y visitan. Esto cambiará radicalmente la forma en que los países y las empresas se organizan para atraer talento, turismo e inversión.

PIB y el Indice de calidad de vida

Mientras tanto, la llamada Cuarta Revolución Industrial, definida por la llegada de un cambio tecnológico sustancial, ha transformado nuestra realidad cotidiana. Las personas ahora tienen más libertad para elegir dónde viven y cómo trabajan, y están ejerciendo esa opción. La llegada del 5G marca un punto de inflexión en todo esto y a medida que las compañías de telecomunicaciones implementen servicios 5G, es probable que veamos una expansión del capital intelectual en todo el país, en lugar de estar aislados en los centros económicos clave.

Mientras tanto, hemos observado que las empresas con aspiraciones de crecimiento global evitan activamente expandirse en las ubicaciones internacionales esperadas y, en cambio, se instalan en ubicaciones relativamente periféricas. Miran hacia el futuro y aprovechan esta fuerza laboral diversificada: aprovechan nuevos talentos, crean nuevas oportunidades para las personas que no quieren vivir en las grandes ciudades y desean trabajar de forma remota, y se benefician de tasas impositivas favorables y beneficios de los gobiernos regionales.

La corriente del ecologismo también está alimentando este equilibrio de poder cambiante. Las personas finalmente comienzan a mirar más allá de su hogar y cada vez toman más decisiones personales de escala e importación en función del impacto ambiental y la preocupación. Esto a menudo significa priorizar formas de vida y trabajo que sean menos dañinas para el medio ambiente y, a su vez, mejores para el bienestar físico y emocional de las personas. También puede significar elegir un empleador debido a su postura sobre la sostenibilidad. Por necesidad, las grandes corporaciones, y a su vez los gobiernos, tienen que priorizar la facilitación de este cambio si quieren atraer y retener al mejor talento.

 

Nueva Zelanda en la 11ª posición del índice de Marca País

 

Más recientemente, Nueva Zelanda (número 11 en el índice) ha sido uno de los principales ejemplos del gran equilibrio en el poder que está teniendo lugar. El presupuesto nacional del primer ministro Jacinda Ardern equilibra los objetivos que fomentan el bienestar de los ciudadanos (como abordar la salud mental, la pobreza infantil, la desigualdad y el medio ambiente) con medidas tradicionales como la productividad y el crecimiento económico. Su rápida respuesta al control de armas después del ataque de Christchurch también afirmó un enfoque genuino y urgente en la seguridad y el bienestar que ha establecido un nuevo precedente y punto de referencia para otros gobiernos de todo el mundo.

Hay una oportunidad creciente para que países como Nueva Zelanda, y también naciones y ciudades más pequeñas, compitan con ‘players’ más grandes que tienen más poder económico que ellos en atributos como calidad de vida, tolerancia y respeto al medioambiente para atraer un mayor turismo, comercio e inversión. También sirve como una señal de advertencia para países como China, EE. UU y el Reino Unido, que obtuvieron resultados más bajos en algunos o todos estos indicadores, y que deberían revisar su posicionamiento internacional

Contenido Relacionado

Share This

¿Me compartes?

Elige tu red social y haz click