Naming

 

Identidad Verbal

La identidad verbal de una marca está compuesta por dos elementos principales, el tono de voz y el naming.
El tono de voz es la forma de hablar de una marca, y como ésta se expresa con sus diferentes públicos. Contribuye a proyectar la personalidad de la marca y a asegurar que se mantiene consistente en todos los mensajes que la compañía emite. Por otro lado, un nombre es ese conjunto de letras capaz de representar la realidad diferencial de una compañía o producto. Es ese término que tiene la fortaleza suficiente, a nivel sonoro y de significado, como para quedarse a largo plazo en la mente de sus consumidores. 
Un naming puede ser muy diferente en función de las particularidades de cada compañía; recurriendo desde una perspectiva puramente literal a denominaciones más evocadoras o incluso, apostando por un enfoque fantasía. Esto implica resultados muy distintos que, por lo tanto, requieren también tratamientos especiales a nivel de marca y comunicación.

Desarrollo de la Identidad Verbal 

La creación de una marca comienza, en la mayoría de los casos, por su nombre. Un nombre presenta, define y acompaña a las organizaciones y, asimismo, predispone a la audiencia respecto a éstas y forja la base de su relación. Compañías hay millares, pero tú… ¿cuántos nombres de empresas recuerdas? 
Para la construcción de una identidad verbal idónea y adaptada a cada compañía, desde FutureBrand, desarrollamos un proceso de trabajo iterativo y multidisciplinar en el que participan distintos perfiles tanto estratégicos como creativos. 
Éste comienza con una inmersión en la realidad del cliente, su ADN y el sector en el que realiza su actividad. Con este conocimiento adquirido y la Estrategia de Marca ya definida, iniciamos el desarrollo del tono de voz de la marca. Deberá reflejar los valores característicos de la compañía y deberá sentar las bases para la redacción de cualquier contenido en el que la marca se exprese. Sólo así lograremos una marca que hable con una sola voz propia y diferencial en todos sus puntos de contacto.  
Por otro lado, la construcción de un naming da comienzo a través de un proceso creativo mediante sesiones individuales de pensamiento disruptivo y, posteriormente, encuentros grupales en los que se emplean distintas técnicas que fomentan la innovación y la creatividad, como lo son el Brainstorming o el Design Thinking.  
Todo ello da lugar a diversas propuestas que responden al briefing y los requisitos transmitidos por la compañía. Tras estas sesiones, se realizan distintas presentaciones con el cliente para ajustar de forma conjunta los namings desarrollados y/o abrir nuevas vías de trabajo (en caso de que fuera necesario) hasta dar con la opción adecuada que se amolde a los requerimientos de la compañía y su Estrategia de Marca.

Nuestros servicios 360

Auditoría y Estrategia

Identidad

Comunicación

Gestión