Alimentos ecológicos: “Green is the New Black”

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

por | 24/01/2020

El mundo entero la conoce, personas de todas las edades y culturas están gritando el nombre Greta Thunberg . Nuestro planeta está cambiando, nos guste o no. Con un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano perdidos o desperdiciados, y millones de personas que siguen pasando hambre, los consumidores jóvenes están cambiando su comportamiento para reducir su impacto en el medio ambiente y existe un sentido de responsabilidad colectiva que afecta a cada aspecto de sus vidas y especialmente a la forma en que se aproximan a la comida. Ya sea por el desperdicio de alimentos, la transparencia o el cambio climático, los consumidores están más preocupados que nunca por la sostenibilidad de los alimentos.

 

Aumento del mercado de alimentos ecológicos

El mercado ecológico es un gran negocio: ha aumentado un 6% cada año desde 2017 y el año pasado superó los $100 mil millones a nivel mundial. Según el GlobalWebIndex, el 62% de los consumidores con conciencia ecológica en el Reino Unido y en los EEUU creen que los productos ecológicos también son mejores para su salud, razón por la cual los alimentos son tan importantes para ellos y por qué quieren saber todo sobre ellos: desde su procedencia y cómo se procesó hasta si el embalaje utilizado es sostenible, etc.

Las marcas de alimentos que comprenden y apoyan estas prioridades del consumidor pueden lograr la lealtad del consumidor a largo plazo y crear valor para la marca. Los costes más altos de producir y distribuir alimentos más sostenibles compensan por el vínculo más fuerte que une a las empresas ecológicas con sus consumidores. Si una relación va a durar, debe basarse en la confianza mutua y las cifras lo demuestran: según el Informe Coop 2019, un estudio que analiza la economía italiana, el consumo y las tendencias de estilo de vida, el 82% de los jóvenes italianos están dispuestos adoptar un nuevo estilo de vida para reducir su huella de carbono.

La decisión de comprar alimentos orgánicos no solo está impulsada por el deseo de hacer una elección más saludable y personal, sino también por tratar de ser más ecológicos, como lo confirma el 60% de los italianos (Informe Coop). El lenguaje es muy importante para persuadir a los consumidores y la palabra «orgánico» es muy poderosa, ya que combina con éxito la salud con el respeto al medio ambiente.

La gente ahora parece muy dispuesta a hacer el esfuerzo adicional necesario para cambiar hacia una forma más sostenible de comer, sin embargo, no todas las marcas los están ayudando cuando se trata de los productos en el estante del supermercado. De hecho, a pesar de la creciente popularidad de los envases de productos «libres de plástico», especialmente cuando se trata de tiendas de alimentación, la tendencia creciente de los productos listos para comer no ofrece muchas opciones ecológicas. ¡Vergonzosamente nuestros escritorios están llenos de plástico de un solo uso después de cada pausa para el almuerzo! Es una paradoja francamente impactante ver la mayoría de los productos orgánicos todavía envueltos en un paquete doble: papel y plástico. En el Lejano Oriente, parecen haber encontrado una solución para esto: la cadena de hipermercados Lotte Mart y los supermercados Rimping en Tailandia han sustituido las bolsas de plástico con hojas de plátano para empaquetar sus verduras y frutas.

 

Grandes marcas apuestan por la sostenibilidad de los alimentos

Botellas de Coca Cola sostenibleEstán los líderes entre las marcas, los Greta, que están elevando el listón, tomando una posición y pasando de las palabras a la acción. La sostenibilidad ya no es un nicho y ahora es fundamental para el ADN de muchas marcas importantes. Carlsberg lanzó recientemente la primera botella de cerveza hecha de papel, siguiendo los pasos de Heinz y Coca Cola, que han creado botellas a base de plantas. La sucursal de Ekoplaza en Amsterdam diseñó el primer pasillo libre de plástico del mundo, utilizando un sello ‘libre de plástico’ como elemento gráfico en la tienda y en el embalaje del producto. La idea atrajo mucho interés y elogios de los medios a nivel internacional y ahora se ha convertido en una forma de certificación que desde entonces ha sido adoptada por otros supermercados en todo el mundo.

Las grandes marcas tardan en reaccionar, debido a los altos costes que supone y a que disponen de cadenas de suministro más complicadas. Por lo tanto, son las nuevas empresas las que están preparando o allanando el camino para ofrecer las soluciones que las personas buscan (y cada vez más exigentes). Gracias a la marca italiana Wami (Agua con misión), por ejemplo, puede donar 100 litros de agua potable a las aldeas de África comprando una sola botella de su agua mineral. Hacia el norte, encontramos Too Good To Go, una APP para compartir alimentos con sede en Copenhague que permite a las personas comprar los excedentes de comida de los restaurantes. Más barato, comida sabrosa y menos desperdicio.

Si los consumidores aún no pueden encontrar productos que cumplan con sus requisitos de sostenibilidad, no es demasiado tarde para que las marcas den un paso adelante y lideren el camino en esta coyuntura histórica crítica. Futerra, una agencia de cambio, declaró que al 88% de los encuestados del Reino Unido y los Estados Unidos en su encuesta les gustaría que las marcas los apoyaran para que fueran más amigables con el medio ambiente. Hay una audiencia preparada para este tipo de productos, pero esto requiere innovación, conocimiento, inversión y mucho trabajo duro porque lo que estamos experimentando es un verdadero cambio de paradigma. Es un hecho que las marcas que no evolucionan no podrán mantenerse al día con sus consumidores. También es deber de las marcas de alimentos, tanto grandes como pequeñas, ayudar a las personas a cumplir su deseo de un planeta saludable y una vida saludable.

Es vital encontrar una conexión real entre lo que las personas defienden y lo que las personas realmente necesitan, una tarea difícil que tanto las marcas como los consumidores enfrentan hoy. Si asumimos que todos queremos salvar el planeta, ¿a qué estamos realmente dispuestos a renunciar? Greta nos está ayudando a resolver esto.

El mundo entero la conoce, personas de todas las edades y culturas están gritando el nombre Greta Thunberg . Nuestro planeta está cambiando, nos guste o no. Con un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano perdidos o desperdiciados, y millones de personas que siguen pasando hambre, los consumidores jóvenes están cambiando su comportamiento para reducir su impacto en el medio ambiente y existe un sentido de responsabilidad colectiva que afecta a cada aspecto de sus vidas y especialmente a la forma en que se aproximan a la comida. Ya sea por el desperdicio de alimentos, la transparencia o el cambio climático, los consumidores están más preocupados que nunca por la sostenibilidad de los alimentos.

 

Aumento del mercado de alimentos ecológicos

El mercado ecológico es un gran negocio: ha aumentado un 6% cada año desde 2017 y el año pasado superó los $100 mil millones a nivel mundial. Según el GlobalWebIndex, el 62% de los consumidores con conciencia ecológica en el Reino Unido y en los EEUU creen que los productos ecológicos también son mejores para su salud, razón por la cual los alimentos son tan importantes para ellos y por qué quieren saber todo sobre ellos: desde su procedencia y cómo se procesó hasta si el embalaje utilizado es sostenible, etc.

Las marcas de alimentos que comprenden y apoyan estas prioridades del consumidor pueden lograr la lealtad del consumidor a largo plazo y crear valor para la marca. Los costes más altos de producir y distribuir alimentos más sostenibles compensan por el vínculo más fuerte que une a las empresas ecológicas con sus consumidores. Si una relación va a durar, debe basarse en la confianza mutua y las cifras lo demuestran: según el Informe Coop 2019, un estudio que analiza la economía italiana, el consumo y las tendencias de estilo de vida, el 82% de los jóvenes italianos están dispuestos adoptar un nuevo estilo de vida para reducir su huella de carbono.

La decisión de comprar alimentos orgánicos no solo está impulsada por el deseo de hacer una elección más saludable y personal, sino también por tratar de ser más ecológicos, como lo confirma el 60% de los italianos (Informe Coop). El lenguaje es muy importante para persuadir a los consumidores y la palabra «orgánico» es muy poderosa, ya que combina con éxito la salud con el respeto al medio ambiente.

La gente ahora parece muy dispuesta a hacer el esfuerzo adicional necesario para cambiar hacia una forma más sostenible de comer, sin embargo, no todas las marcas los están ayudando cuando se trata de los productos en el estante del supermercado. De hecho, a pesar de la creciente popularidad de los envases de productos «libres de plástico», especialmente cuando se trata de tiendas de alimentación, la tendencia creciente de los productos listos para comer no ofrece muchas opciones ecológicas. ¡Vergonzosamente nuestros escritorios están llenos de plástico de un solo uso después de cada pausa para el almuerzo! Es una paradoja francamente impactante ver la mayoría de los productos orgánicos todavía envueltos en un paquete doble: papel y plástico. En el Lejano Oriente, parecen haber encontrado una solución para esto: la cadena de hipermercados Lotte Mart y los supermercados Rimping en Tailandia han sustituido las bolsas de plástico con hojas de plátano para empaquetar sus verduras y frutas.

Grandes marcas apuestan por la sostenibilidad de los alimentos

Están los líderes entre las marcas, los Greta, que están elevando el listón, tomando una posición y pasando de las palabras a la acción. La sostenibilidad ya no es un nicho y ahora es fundamental para el ADN de muchas marcas importantes. Carlsberg lanzó recientemente la primera botella de cerveza hecha de papel, siguiendo los pasos de Heinz y Coca Cola, que han creado botellas a base de plantas. La sucursal de Ekoplaza en Amsterdam diseñó el primer pasillo libre de plástico del mundo, utilizando un sello ‘libre de plástico’ como elemento gráfico en la tienda y en el embalaje del producto. La idea atrajo mucho interés y elogios de los medios a nivel internacional y ahora se ha convertido en una forma de certificación que desde entonces ha sido adoptada por otros supermercados en todo el mundo.

Botellas de Coca Cola sostenible

Las grandes marcas tardan en reaccionar, debido a los altos costes que supone y a que disponen de cadenas de suministro más complicadas. Por lo tanto, son las nuevas empresas las que están preparando o allanando el camino para ofrecer las soluciones que las personas buscan (y cada vez más exigentes). Gracias a la marca italiana Wami (Agua con misión), por ejemplo, puede donar 100 litros de agua potable a las aldeas de África comprando una sola botella de su agua mineral. Hacia el norte, encontramos Too Good To Go, una APP para compartir alimentos con sede en Copenhague que permite a las personas comprar los excedentes de comida de los restaurantes. Más barato, comida sabrosa y menos desperdicio.

Si los consumidores aún no pueden encontrar productos que cumplan con sus requisitos de sostenibilidad, no es demasiado tarde para que las marcas den un paso adelante y lideren el camino en esta coyuntura histórica crítica. Futerra, una agencia de cambio, declaró que al 88% de los encuestados del Reino Unido y los Estados Unidos en su encuesta les gustaría que las marcas los apoyaran para que fueran más amigables con el medio ambiente. Hay una audiencia preparada para este tipo de productos, pero esto requiere innovación, conocimiento, inversión y mucho trabajo duro porque lo que estamos experimentando es un verdadero cambio de paradigma. Es un hecho que las marcas que no evolucionan no podrán mantenerse al día con sus consumidores. También es deber de las marcas de alimentos, tanto grandes como pequeñas, ayudar a las personas a cumplir su deseo de un planeta saludable y una vida saludable.

Es vital encontrar una conexión real entre lo que las personas defienden y lo que las personas realmente necesitan, una tarea difícil que tanto las marcas como los consumidores enfrentan hoy. Si asumimos que todos queremos salvar el planeta, ¿a qué estamos realmente dispuestos a renunciar? Greta nos está ayudando a resolver esto.

Contenido Relacionado

Share This

¿Me compartes?

Elige tu red social y haz click